Imprimir

Diario de Noticias

EL JUEGO DE LO DISPAR

Teobaldos

Crítica del Director
Volvemos, una vez más, con David Guindano, a la alta polifonía. Al tempo donde el impulso rítmico se impone a la medida. A la personalísima visión declamatoria de la monodia. Al juego de lo dispar dentro del mismo estilo musical. Al director de originales y atrevidas inquietudes, que, en algunos casos, se imponen a la prudencia.

Crítica de la coral

La formación completa del coro consigue una sonoridad hermosa, sin complejos en el fuerte -siempre dentro del estilo-, con luminosidad en los agudos y cimentación densa en graves.[…] Cerró la velada el motete BWV 225 de J. S. Bach. Después de la dispersión y diversidad sonora, Bach es otro mundo. El coro atacó valiente. Se pierde claridad por la reverberación de la iglesia, pero, aún en ese maremagno, se aprecia la grandiosidad. Luminosa, jovial, gloriosa la última parte de la obra.

Extracto del artículo publicado el 02/01/2011





Última actualización el Jueves 06 de Octubre de 2011 09:40